El fraude de la foto de Periodista Digital

LA FOTO DE HITLER VIEJO QUE REPRODUJO PERIODISTA DIGITAL EL PASADO 6 DE ABRIL ES UN BURDO MONTAJE

Foto publicada en Periodista Digital

Foto publicada en Periodista Digital.

Ante la pregunta de una amiga, conocedora de mi obra, sobre el titular y la foto del día 6 de abril en el ‘Periodista Digital’, el pasado día 30 traté a fondo el tema en el artículo anterior y señalaba que yo ya conocía esa fotografía, pero que no la había logrado ver en los archivos del FBI y, por lo tanto, nunca se debe dar por probado lo que no se puede demostrar, especialmente si está tomado de Internet. Los documentos del FBI se desclasificaron, según parece, en 2011 y la primera referencia a esta ‘misteriosa foto’ que yo he encontrado es de 18 de octubre de 2013: demasiado tiempo para una fotografía de Hitler con unos 75 años. Yo sé que ha habido fotos de Hitler hechas después de 1945 ―aunque no he visto ninguna―, por lo que el FBI podía haber encontrado alguna y haberla guardado en sus archivos; pero la desclasifican y ¿no se encuentra entre los documentos desclasificados…? ¿Una prueba tan importante ―si era verdadera― de la supervivencia de Hitler sin que nadie (ni siquiera el Mossad, el Aman o, incluso, el Shabak) hubiera reparado en ella…? Eso es increíble.

Recogía el contenido del vídeo informador. La 10ª proposición nos decía que ‘Comparada esa fotografía con otra de un Hitler más joven, el software de reconocimiento facial confirma que se trata de LA MISMA PERSONA’. Y tenía razón, porque AMBAS ERAN DEL MISMO INDIVIDUO. Para mi anterior artículo Luis Cuesta me preparó una presentación de diapositivas con 19 imágenes, entre las muchas que yo había seleccionado, la última de las cuales era sorprendentemente parecida a la ‘foto misteriosa’: Hitler estaba vestido con la misma ropa―corbata, camisa y chaqueta― 25 años después. Indiscutiblemente, parecía más viejo y estaba calvo, pero ¡con la misma ropa…! Luis me ha recordado que al comienzo de la página web en que aparece la doble fotografía reproducida por el Periodista Digital aparece también la misma imagen con el busto casi completo, que también aparece en el vídeo (1:03-1:09) y que yo había olvidado por completo.

Mi amigo ha preparado una nueva comparativa de fotos. La imagen de la izquierda ―la original― está tomada del documental “Eva Braun dans l’intimité d’Hitler” (CC&C Clarke Costelle et Cie, 2007, secuencia 1:03:30-41). La de la derecha es una simple superposición de la foto publicada en ‘Periodista Digital’ sobre la imagen de dicho documental.

patraña2Y ‘voilà’. De repente, uno descubre el punto de apoyo para la palanca de Arquímedes, que te permite mover ese mundo: encima del hombro izquierdo de Hitler había una especie de triangulito más azul que el fondo más blanquecino. Gerardo Diego escribió que reconocía “con los ojos vendados” “los velos de la luz y los montes con sus melodías de perfiles” de una parte cualquiera del norte de España (ABC, 2/11/1976, p. 3), pero el falseador de esta foto desconocía que cualquier contorno del paisaje del fondo ―‘la melodía del perfil’― podía certificar sin la menor duda su desleal manipulación. Ese perfil de azul más intenso era el de una cresta montañosa perteneciente al Obersalzberg alpino que rodeaba el Berghof, la mansión de descanso de Hitler, por lo que, indudablemente, era una fotografía de Hitler de 1943 o 1944, que había sido soezmente manipulada para hacer creer que podía ser de finales de los sesenta.

Una vez encontrado ese punto fundamental, aparecen otros en cadena. Dudo que Hitler se quedara tan calvo, perdiendo el copioso flequillo que peinaba de forma tan inconfundible sobre la parte izquierda de su cabeza ―otra cosa muy distinta es que se rasurara casi al cero toda la testa―, pero entonces caí en la cuenta de que esa parte calva parecía haber sido rapada y que la piel de esa zona estaba descolorida en relación con la del resto de la frente porque, sin duda, había sido tratada con un programa tipo Photoshop. Y seguro que por la misma razón tampoco quedaba claro si lucía o no su característico bigote. La cabeza estaba redondeada y torneados los perfiles pilosos de las zonas parietales, adquiriendo los aires del abuelo rechonchete que regresa feliz de ver a sus nietos.

No hacen falta programas informáticos ni ser un especialista en reconocimiento facial para descubrir semejante superchería. Solo hay que dedicar el tiempo necesario para ver muchas fotos hasta encontrar la que ha servido para montar la engañifa.

El patrañero sabrá por qué eligió este camino, pero así no se ayuda a ALCANZAR LA VERDAD HISTÓRICA.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s