¿Existen seis fotografías tomadas a Hitler después de 1945…?

LA PRIMERA

hitler111_560x280

El día 30 de abril escribía en Facebook que el día 6 el Periodista Digital publicó  una artículo titulado “La misteriosa foto de Hitler anciano tomada por el FBI” y se abría con las dos fotos de Hitler juntas reproducidas a continuación: la de la derecha era indiscutiblemente la de un Hitler joven y a la izquierda un Hitler entrado en años y calvo, atribuyendo su origen, sin demostración alguna, al FBI: busqué esa imagen en los archivos que el FBI había desclasificado en 2011 y no estaba en ellos. En esa foto Hitler podía tener, como mucho, unos 70 años, por lo que el FBI debía haberla obtenido en la década de 1960. El parecido del personaje en ambas era innegable.

En la entrada más antigua de las recogidas por Google aparecía un video en el que se recogían afirmaciones sobre la no-muerte de Hitler, que el cadáver era de un doble, que habían escapado a Argentina, llevándose una gran fortuna, etc. Se comparaban las dos fotos, asegurando que, sin duda, eran del mismo individuo (Hitler), ya que, como se afirmaba en la décima frase del vídeo, “el software de reconocimiento facial confirma que se trata de LA MISMA PERSONA”. De la imagen del Hitler más anciano se decía que “había sido tomada entre mediados y finales de la década de 1950’, concluyendo que “Hitler había sobrevivido en Argentina hasta 1972, al menos”.

Yo estaba seguro que se habían tomado fotografías de Hitler después de 1945, porque el Misionero que aparece en la ‘Perístasis’ de mi libro me había dicho que él tenía algunas y que las estaba destruyendo junto con otras pruebas, que nunca quiso enseñarme.

Me puse a estudiarla concienzudamente y el día 8 de mayo subí a Facebook un segundo artículo en el que escribí que esa 10ª locución era cierta porque ambas fotos eran del mismo individuo.  En ese artículo demostraba de forma incontrovertible, gracias a la ayuda informática de Luis Cuesta Gordillo,  que la foto de hacia 1965 era la misma que aparecía en  el documental “Eva Braun dans l’intimité d’Hitler” (CC&C Clarke Costelle et Cie, 2007, secuencia 1:03:30-41) y que podía ser de 1943 o 1944. El falsificador había olvidado el perfil de una montaña del fondo. Una vez localizada esa coincidencia se identificaron fácilmente las de la vestimenta y las rapaduras del pelo y del bigote, poniendo en evidencia la soez manipulación, que se puede apreciar en la imagen siguiente:

patraña2

Estimulado por el descubrimiento de esta superchería sin ayuda de programas informáticos, sin ser especialista en reconocimiento facial y sin tener otros conocimientos de informática más que los muy imprescindibles relativos a un elemental tratamiento de textos, he decidido abordar el estudio de las otras cinco imágenes de HITLER VIEJO que he encontrado en Internet.

LA SEGUNDA

H segunda

Comenzaremos por la que parece ser un esbozo. Presenta el original a su lado, percibiéndose el cambio que sufre el personaje con la modificación de un solo factor: el pelo.

La he visto en algunas ocasiones y no ofrece ningún problema. Parece un ensayo prospectivo como los que preparaban los servicios de inteligencia aliados:  bosquejos sobre cómo podían evolucionar los rasgos fisonómicos de Hitler en previsión de una posible fuga, ensayando cambios de peinado, con gafas, etc., pero estas imágenes no nos sirven para decidir la autenticidad o falsedad de las que nos presentan a un Hitler de más de 56 años.

LA TERCERA

No tengo más datos sobre ella que lo que se ve en dicha fotografía. Internet, ya se sabe, es así: cada cual sube lo que le apetece y con frecuencia no hay la más mínima indicación sobre su contexto. “He’s still alive, bitches!” La expresión utilizada (“¡Demonios! ¡Vive todavía!” “Bitches”, literalmente significa ‘zorras’) expresa incredulidad y extrañeza. Aunque el personaje tiene un cierto parecido con Hitler, hay que reconocer que es bastante más joven. Pongamos que lo más pronto que pudiera haber sido tomada esta fotografía fuera 1946. Hitler tendría 57 años y, aunque ya no estuviera tan avejentado como estaba en los últimos días en el búnker, el personaje de la fotografía representa 45 años como mucho. Creo que es muy razonable descartar su autenticidad.

LA CUARTA

Encontré con frecuencia la primera de estas dos fotografías, en la que apenas se podía vislumbrar la cara del varón. Miré muchos cientos de entradas de Google hasta que, finalmente, di con esta segunda en la que se veía aceptablemente la cara del personaje masculino. Está en: (ar.answers.yahoo.com/question/index?qid=20150525111323AAErRcp). No figura quién abre la entrada. Se supone que la primera, que está dirigida a un tal ‘Billy’, la envió (‘hace 2 meses’, sin aparecer la fecha, aunque por algún lado aparecía 2014) un tal Olafo. Luego aparece la segunda que lleva escrita por arriba la frase: “Olafo, encontré también esta otra foto del tipo ese de Mato Grosso” y por debajo aparece “Billy, The Kid, hace 2 meses”. Antes se nos ha asegurado que el vejete era conocido como “Adolf Lepzig, el Viejo Alemán”. Debo agradecer a quien haya publicado la segunda, porque nos permite afirmar con total seguridad que esa cara no es la de Hitler, sin tener que operar sobre que yo pueda tener certeza de que Hitler no vivió hasta los 90 años ―en algún caso se dice que hasta los 96―, como se asegura en varios artículos en los que aparece la primera fotografía. Es, pues, una de las fotografías más insólitas que uno se pueda imaginar, no ya porque se hubiera liado con Cutinga, una mujer de color ―algo inconcebible en el ex-jefe de una ideología tan hiperracista como la nazi―, sino porque el parecido es nulo. Lo único que tenían en común es que ambos se llamaban Adolf.

Se amplían datos en SDPnoticias.com de 25 de enero de 2014 ―en esas fechas apareció en muchas direcciones― se nos dice que, según el ilocalizable libro de la estudiante de posgrado Simoni Renee Guerreiro Dias, “Hitler en Brasil, su vida y muerte”, dice que Hitler habría huido a Argentina, después a Paraguay, yendo finalmente a parar al Mato Grosso, donde habría buscado un “tesoro” siguiendo un mapa facilitado por el Vaticano. Se habría instalado en Nossa Senhora do Livramento. Aparecen fotografías del cementerio donde estaría su tumba y de la ropa con que lo habrían enterrado. Se nos asegura que una monja del hospital donde Hitler estaba ingresado lo habría reconocido y le habría pedido que se fuera, pero habría sido reprendida por su superior quien le habría explicado que ese “hombre de edad avanzada” estaba ahí por órdenes del Vaticano, como si fuera creíble que hacia 1985 alguien del Vaticano impartiera semejantes órdenes.

LA QUINTA

H quinta

Esta foto la encontré en una entrada de Google de 2008. Aparecen envejecidos Bruce Lee, Marilyn  Monroe  y Adolf  Hitler.  Mediante  algún programa informático de tratamiento de imágenes se ha manipulado alguna de las muchas fotografías de Hitler. No parece que tenga intención alguna de engañar, puesto que la manipulación es evidente. Así es como yo creía que, más o menos, eran las posibilidades más sofisticadas de las manipulaciones prospectivas de las herramientas informáticas.  Hasta que me topé con…

LA SEXTA: Esta:

H sexta Basti 1

 

 

 

 

 

Abel Basti la  recibió en forma anónima hace muchos años…

H ojos pintados por V Y yo la he pintado así. Aparecerá completa en el próximo capítulo.

 

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s