Documento subastado y documentos desclasificados por la CIA

Según parece JF Kennedy, con 28 años, periodista por poco tiempo de la cadena Hearst en Berlín, intuyó la supervivencia de Hitler y un W. F. Heimlich dejó de ser Coronel-jefe de la Inteligencia Aliada en Berlín a los 34 años por afirmar tajantemente la fuga de Hitler.

 

El miércoles 26 de abril de 2017 se subastaron 61 páginas de un joven JF Kennedy de 28 años que había sido destacado a Berlín como enviado especial de la cadena Hearst. El 7 de agosto regresó a EE.UU, pero quedó ese material, en base al que se ha dicho que Kennedy creía en la supervivencia de Hitler. Yo he revisado bastantes de los folios mecanografiados y solo he encontrado las tres últimas líneas de este párrafo para poder atribuirle la creencia en la fuga de Hitler. Creo que es suficiente con suponer en él una apertura a la posible fuga, puesto que lo que se presentaba como indiscutible era que no se había encontrado el cadáver de Hitler y que los rusos dudaban de que hubiera muerto. Pero lo que parece más que probable es que tuvo una certeza total a partir del 20 de enero de 1961 en que asumió la Presidencia.

three lines by jfk

El 26 de abril se subastaban 61 hojas de un joven Kennedy del que se dice que creía en la supervivencia de Hitler. En este trozo de una de ellas se afirma que “no había una prueba completa de que el cuerpo encontrado fuera el de Hitler. Los rusos dudan de que esté muerto.” Pero ¿es suficiente para sostener que Kennedy manifestaba su convicción de la fuga o, simplemente, refleja los criterios dominantes en ese momento…? Tal vez haya alguna expresión más que yo no he visto.

¿Habría que enlazar esas tres líneas con el primer documento de la relación, según el artículo de Peter Baker Scott Shane de 27 de octubre de 2017 en el The New York Times? La noticia aparecería en los días siguientes en multitud de periódicos.

Baker y Shane decían en ese artículo que habían desclasificado 891 documentos relacionados con el asesinato del presidente John F. Kennedy. Sin entrar en las posibles causas de “la presión de la CIA y el FBI para mantener clasificados miles de documentos adicionales” (El Confidencial de 29/11/2015 afirmó que quedaban 40.000 documentos federales por publicar sobre el asesinato de JFK), hay que decir que este  documento fechado el 3/10/1955 y microfilmado el 26/07/1963, estaba en poder de JFK cuando fue asesinado el 22-11-1962. ¿Es creíble que JFK estuviera considerando nada más ese documento o estaría estudiando más documentos en poder de la CIA y del FBI antes de tomar una resolución concreta sobre tan enojoso tema? ¿Tuvo noticia de lo que Werner Brockdorff (pseudónimo de Alfred Jarschel, alto ex-jefe de la Juventud Hitleriana) afirmó en su obra en 1969? Lo escribió en 1969, pero lo que Brockdorff-Jarschel revela es de 1952, es decir, de 17 años antes y, por tanto, 9 años antes de ser Kennedy el trigésimo quinto presidente USA: “El Servicio Secreto americano conocido por la CIA ha tenido noticia, por lo menos [en] el verano de 1952, de que Hitler vive. Dos funcionarios parece que han visitado entonces el ‘nuevo’ Berghof de Sudamérica y conversado largo rato con Hitler. Le hicieron, además, muchas fotografías y hasta rodaron un film. Estos documentos figurarían entre los secretos más celosamente custodiados de cuantos pueda celar (=ocultar) la CIA”. Y más adelante en la misma p. 305 dice: “Encuentro harto verosímil la noticia, que también me llega, de que tanto Hitler como su ‘entourage’ reciben de la CIA una subvención regular mientras el secreto siga siendo secreto”. Es decir, según BrockdorffJarschel (que no es un testimonio cualquiera) la CIA no sólo conocía su existencia, sino que pagaba para que ni Hitler ni nadie de sus adeptos incondicionales dijera ni mu.

h in cia doc

El 26 de octubre se desclasificaban los documentos de la CIA, entre los que destacaba el que reproducía una muy discutible foto de Hitler. Seguro que las tenían mucho mejores.

Son demasiadas las teorías existentes sobre el asesinato de JFK y no se trata de añadir una más. No voy a lanzar sospechas sobre el FBI con su todopoderoso jefe John Edgar Hoover (muerto en 1972 con 37 años de jefatura absoluta del FBI) ni a la CIA o a su antecesora la OSS (Oficina de Servicios Estratégicos). Me limito a apuntar la hipótesis de que JFK y su hermano Robert, como Fiscal General de EE.UU., se encontraran en el punto de mira de quienes de una forma u otra habían contribuido a mantener el tratamiento oficial dado a la supervivencia de Hitler. Indudablemente el encubrimiento y sostenimiento económico con dinero americano y otros fondos incrementarían el pastelazo que aquellos dos jóvenes hermanos estaban dispuestos a descubrir. No deja de ser una coincidencia insuperable que ‘Bobby’ Kennedy también fuera asesinado el 6 de junio de 1968, es decir, dos años y medio antes de que Hitler muriera en África, sin que la doctrina oficial americana, británica y soviética tuvieran la más mínima noticia.

Cuando tantos servicios de inteligencia, determinados grupos nazis y muchos archivos eclesiales estaban dispuestos a mantener como fuera el ‘statu quo’ supérstite, pese a poseer documentos y fotografías fehacientes de su supervivencia, no es extraño, por tanto, que el progenitor del misionero le hiciera prometer en más de una ocasión que no tocaría el tema de Hitler (y no sólo, como es obvio, en lo que pudiera caer dentro del secreto de la confesión…). Fue el padre del misionero quien se encargó de facilitar los datos sobre el punto exacto de su enterramiento a quien correspondiera, para que, como efectivamente se hizo, su cadáver enterrado en posición vertical en un punto cercano al lago Chad, fuera transportado desde allí hasta Paraguay, donde fue enterrado definitivamente el 1 de enero de 1973, según dijimos en el blog el 1 de septiembre de 2017.  

k brothers

¿Conocían los hermanos Kennedy la pajarotada montada para ocultar un Hitler vivito y coleando y estaban dispuestos a denunciarla…?

Es posible que alguna vez cuente dónde y cómo dejé constancia de haber tenido este presentimiento en el verano de 1969. Hacía poco más de un año que había sido asesinado Robert Kennedy. No era yo el único que pensaba que ambos hermanos se debían haber topado con algo muy gordo, algo cuya verdad no se debía dar a conocer de ninguna manera. Finiquitado John, había que evitar a toda costa que Robert llegara a la presidencia e iba camino de ella a pasos agigantados. Yo disponía de una referencia que pocos tenían: en el verano de 1967 el misionero había dicho que Hitler vivía, porque lo habían llevado a confesarlo. Consulté con dos curas muy amigos, ya fallecidos, y convinieron conmigo en que, a nivel puramente personal, era el punto de apoyo de la palanca que me permitiría mover la creencia generalizada en el suicidio.

De verdad que lo he intentado. Si alguna vez es reconocido, espero seguir aquí para saberlo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s