Pido ayuda (gratificada) para rematar mi búsqueda de la verdad

Soy  Valeriano de la Cruz, el autor de la obra de investigación “¿Dónde está el cadáver de Hitler?”. port-cadaver-de-hitlerMis datos biográficos se encuentran en mi propia web, además de la contraportada de la segunda edición de esta a la que yo llamo “obra de referencia” y en las páginas 15 a 21 del preámbulo de “Buscando  la verdad histórica”, que es una obra síntesis de la anterior. En esta mi web se pueden ver las actualizaciones hechas y algunos otros artículos que he ido publicando para probar la superviviencia de Hitler hasta febrero de 1971, año en que murió. Yo contaba con otros varios argumentos que solo era cuestión de tiempo poder desarrollar. Creí que el cáncer me daría más tiempo del que probablemente pueda disponer para cerrar el tema, y es por esto que he buscado la ayuda de Juan Ramón González Ortiz, compañero docente y recién jubilado.

cubierta buscando la verdad historica

Por otra parte, puesto que el religioso-misionero que nombro en mi obra quedó muy afectado por la identificación que Abel Basti hizo de su persona en 2010, quiero volver a dejar constancia de que le aseguré que yo nunca daría datos identificadores innecesarios sobre él hasta después de su muerte.

Quizás he sentido un agobio mucho mayor cuando en estos últimos meses han aparecido cientos, tal vez miles, de publicaciones en Internet en las que el joven y tres veces doctor Philippe Charlier, junto a sus cinco compañeros, exime a los rusos de su obligación científica de realizar los pertinentes análisis de ADN de los restos atribuidos a Hitler. El equipo del Dr. Charlier ha proclamado que el denegado análisis del ADN no era imprescincible, afirmando con ficticio rigor científico que la conclusión rusa era indiscutiblemente válida. Nadie se acordaba de la negativa a autorizar la realización del estudio comparativo al Dr. Marck Benecke a quien los rusos denegaron el permiso en 2002, al sacar el documental “La calavera de Hitler” de la National Geographic. Y, por supuesto, han negado la validez del estudio de ADN de 2009 de la Universidad de Connecticut llevado a cabo por Bellantoni.

Además, he comprobado la posible falta de consistencia de la documentación de la Iglesia Católica y de los archivos de su dependencia. Todo el mundo debería saber que estos no comienzan a sentirse obligados a mostrar los documentos en su haber hasta 39 años después de la muerte del personaje que se pretenda estudiar. Y el religioso al que me refiero en mi estudio va a cumplir 105 años con muy buena salud “de cintura para arriba”, según expresión suya.

Por  todo ello, he vuelto a consumir muchas horas buscando en todos los sitios imaginables la reconstrucción de dos puntos clave y muy importantes para mi trabajo, que son los que motivan este escrito:

  1. Necesito evidencias de la existencia de más radiografías, aparte de las cinco descubiertas en un archivo de EEUU por Sognnaes (ver p. 226-234 de la “Síntesis”). En concreto, busco la craneal izquierda, una como esta, radiograftomada de Internet, ya que estoy convencido de que existió y, probablemente, más de una.
  2. Necesito una secuencia que testimonie la grabación televisiva de la aparición del otorrinolaringólogo Dr. Erwin Giesing  en la televisión alemana el día 24 de noviembre de 1971. Me gustaría poder certificar cuál o cuáles fueron las radiografías que exhibió en la televisión y las palabras que habría dicho literalmente, esto es, más o menos, “que los dientes reflejados en las radiografías hechas por él diferían radicalmente de las mandíbulas descritas por los soviéticos”.

Así pues, quiero premiar a aquella/s personas que me facilite/n una de estas copias o las dos. El premio consiste en uno o dos cuadros de mi propiedad desde hace más de 50 años. El primero es una acuarela firmada por Fortuny que trata de un músico que reposa un momento el toque de flauta. La pintura ocupa una superficie de de 26×14 cms. dentro de un marco antiguo que mide 39,5×45,5 cms. El segundo es un óleo sobre madera firmado por José Oliva y fechado en 1890. El marco es negro y mide 58×38 cms. El tema desarrollado es el Carnaval en la Avenida Castellana de Madrid.

Elige primero quien consiga primero; y aclaro que NO DESEO POSEER LAS IMÁGENES ORIGINALES, que me es suficiente con una buena copia de las mismas. Yo asumiría los costes normales de los envíos y, por supuesto, reconocería su colaboración, como he hecho siempre, si el propietario de los originales así lo permite o desea.

Valeriano de la Cruz

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s